Protección y renovación de cubiertas para afrontar el calor estival

La selección adecuada del sistema de cubiertas es crucial para el confort de las viviendas.

¿Está al tanto de que los tejados son críticos en la conservación de aislamiento?

Con el paso del tiempo, la cubierta es la parte de la edificación que más sufre el desgaste. Factores como la exposición a condiciones climáticas adversas aceleran la degradación de los tejados. Una cubierta deficiente o un tejado en mal estado, ya sea por la calidad de los materiales o por fallos en la impermeabilización y el aislamiento, repercutirá negativamente en la vivienda, ocasionando:

  • Reducción del confort habitacional debido a una mayor vulnerabilidad a los elementos.
  • Incremento significativo en el consumo de energía debido a la incapacidad de la vivienda para mantener la temperatura, lo que se traduce en más gasto en calefacción en invierno y aire acondicionado en verano.
  • Propensión a la formación de humedades por el deterioro del aislamiento.
  • Desvalorización del inmueble por un aislamiento deficiente, lo que lleva a una menor sostenibilidad, peor conservación y la necesidad de más reformas a futuro.

Implementar un aislamiento térmico adecuado en cubiertas y tejados es fundamental para evitar estos problemas. ¿Cuáles son las acciones a tomar para conseguirlo?

  • Estrategias para la rehabilitación de cubiertas y tejados
  • Incentivos europeos para la mejora energética de edificaciones: iniciativas Next Generation Estrategias para la rehabilitación de cubiertas y tejados

Al planificar la renovación de las cubiertas y tejados, existen dos rutas principales:

  • Aislamiento exterior: Consiste en remover las tejas dañadas y aislar desde fuera. Esta alternativa es preferible por su rapidez y por evitar las molestias de trabajar dentro de las residencias. Es ideal si el exterior del edificio presenta fisuras o si originalmente no se proveyó un aislamiento óptimo. Además, no afecta la altura interior bajo la cubierta. Sin embargo, puede requerir la intervención de especialistas, especialmente si el acceso al tejado es complicado por su estado. A pesar de estos desafíos, generalmente es la solución más acertada para la vivienda principal.
  • Aislamiento interior bajo la placa de hormigón: Esta técnica se ve más en construcciones nuevas y ofrece ventajas parecidas al aislamiento exterior. Sin embargo, puede ser menos práctica en reformas extensivas de viviendas habitadas.